EL PH EN LA PISCINA
Ajuste del pH El primer paso para conseguir un agua limpia, clara y respetuosa con la piel consiste en regular
el pH de la misma. El valor correcto debe situarse entre el 7,2 y el 7,6 para garantizar que el resto de medidas
aplicadas funcionen de forma efectiva. Tabletas de cloro, electrólisis salina y oxigeno activo sirven para
desinfectar el agua.
Si el pH del agua es demasiado elevado, los bañistas podrían sufrir irritación en la piel y los ojos, el efecto
de los productos desinfectantes disminuirá, se formarán incrustaciones calcáreas y las aguas se enturbiarán.
Por el contrario, si el valor del pH es demasiado bajo aumentará el riesgo de corrosión, habrá un deterioro del
vaso, y también se producirá irritación de ojos y piel.
  0 7 14
Acido Neutro Alcalino
0 – 7.1 7.2 – 7.6 7.7 – 14
Agua corrosiva para instalación. Puede irritar los ojos, la piel y las mucosas Agua sana y bajo control Mayor consumo de productos químicos que no actuan correctamente.
La regulación se pude realizar de dos maneras:
Manualmente, añadiendo un incrementador o minorador de ph directamente al agua de la piscina.
Automáticamente, mediante mun regulador-dosificador equipado con sonda que nos añadirá el producto
necesario para mantenerlo ajustado..
 Regulador de ph